5 pautas de desarrollo personal que debes tener en cuenta.

5 pautas de desarrollo personal que debes tener en cuenta.

5 pautas de desarrollo personal que debes tener en cuenta.

Todos sabemos que tenemos grandes cualidades que nos ayudan en nuestra vida cotidiana tanto en el campo personal como laboral. Sin embargo algo en nuestro interior, que no sabemos definir, nos impide mantener en el tiempo o sacar a la luz esas cualidades. Esto nos lleva al desánimo y muchas veces incluso, al abatimiento. Aunque tener en cuenta algunas pautas de desarrollo personal son un buen punto de partida.
¿Qué nos sucede?
Normalmente se considera que una manera correcta de actuar sirve para todo el mundo. “Lo que es bueno para uno es bueno para todos”, seguro que habrás escuchado esta frase mil veces. A la vez, probablemente habrás experimentado que cosas, acciones, actitudes que son buenas para otros no van exactamente con tu manera de sentir y de percibir el mundo. Así poco a poco te vas alejando de tus metas para tratar de acercarte a otras que te son mucho más complicadas de llevar a cabo porque en realidad tienen poco que ver con quién eres realmente. De la misma manera aceptas consejos que poco o nada tienen que ver con tu sentir profundo.

Descubre y abraza tu diferencia

Todo buen desarrollo personal debe cumplir la premisa de que las personas somos diferentes. Cada uno tenemos un tipo de personalidad bien, el conocimiento del Eneagrama de la Personalidad es un motivador y práctico ejemplo. Esta diversidad abunda en que lo que es bueno para uno no es tan bueno para otro. Decirle a una persona cuyo centro de pensamiento es mental que se centre en sus sentimientos, así “sin anestesia” es como poco desconcertarla. Y esto está directamente relacionado con tu tipo de personalidad, no tanto con el género, la cultura o la edad. Aunque las inquietudes sobre progresar, vivir mejor, realizarte personalmente son comunes a todos, son inquietudes universales, cada uno percibe su vida a través de filtros diferentes. Cada uno llevamos puestas nuestras propias gafas de percibir, de abordar la vida.

Descubre tu filtro y además de ver mejor, comprenderás

Nuestro tipo de personalidad es el principal filtro que usamos para comprendernos a nosotros mismos, comprender a los otros, defendernos o incluso enamorarnos, para hacer frente a los retos que nos plantea la supervivencia.  A nivel básico tenemos tres filtros, según dónde resida el impulso que predomina en nosotros a la hora de comprender el mundo. Instinto, emoción y pensamiento, relacionados con los centros de nuestro cuerpo, visceral, emocional y mental (cabeza, corazón y vísceras). Cuando descubrimos cuál de ellos es el predominante en nosotros empezamos a abrir posibilidades de comprensión, aceptación y cambio. Experimentamos cómo sentimos, cómo nos manifestamos al exterior y cuál es la mejor manera de apoyarnos en ellos para ser más libres porque habremos empezado a encontrar la manera de apoyarnos en nuestro potencial más cualificado.

Aprender a verte y no juzgarte, es avanzar hacia la libertad

Los juicios son grandes aniquiladores de ilusiones. Cuando juzgas te juzgas, y cuando te juzgas te estás amarrando a una gran rueda de molino que te impedirás cualquier progreso que anheles. Juzgar nos aleja del equilibrio, de la imparcialidad. Si continuamente establecemos un diálogo interno cargado de prejuicios y recelos únicamente conseguiremos desvalorizarnos frenando nuestro desarrollo y nuestra capacidad de avanzar para conseguir lo que realmente queremos. En sentido opuesto cuando somos capaces de aprender a observarnos con sinceridad encontramos la llave maestra que abre la puerta para que nuestras capacidades y dones mejores se manifiesten en nuestra vida en forma de avances, logros y satisfacciones. Así que, toma decisiones conscientes y motivadas en tu yo auténtico, y si tienes miedo utilízalo como impulso.

Cuanto más te conoces más alejas de ti el sufrimiento

El autoconocimiento es como un buen combustible, cuanto mejor es la mezcla mejor funciona el motor. Cuanto antes reconozcas que no eres “normal” sino que tienes tus propios mecanismos para comprender el mundo y situarte en él, antes avanzarás hacia lo que te hace único y valioso. En el mismo sentido cuanto antes te des cuenta de que el éxito según los estándares conocidos no representa más que verte reflejado en un espejo que no es tuyo, antes te acercarás a tu éxito, el que te hace feliz desde dentro, lo que al fin y al cabo es simplemente ser feliz de verdad.
Esa felicidad no significa ser un inconsciente, el sufrimiento forma parte de la vida, se abre hueco a veces de manera brusca, pero sólo con situarlo en el lugar que le corresponde, sin “hacernos sangre” con él ya hemos avanzado hacia nuestro bienestar emocional y personal. En el mismo sentido que otros muchos obstáculos frecuentes, no se trata de qué nos sucede sino de lo que hacemos con lo que nos sucede. En definitiva no el “qué” es el “cómo”. Si tomamos nuestro autoconocimiento como elección, serán nuestras propias motivaciones internas las que nos allanen el camino. Los obstáculos inevitablemente aparecerán aunque tendremos mucha más fuerza, capacidad y coraje para superarlos de la manera más sana y mejor para nosotros.
Para que realmente podamos vivir nuestro desarrollo desde nuestro auténtico yo, no podemos quedarnos en la cáscara de la superación de los obstáculos a base de esfuerzo y conformismo antes bien, debemos establecer un sistema sostenible en el tiempo, que al mismo tiempo se fundamente en nuestros motivos profundos, sacando al exterior cualidades esenciales íntimas que constituyen la base de la estructura sobre la que nos hemos ido desenvolviendo.

Pon en valor tu intuición, tiene mucho que enseñarte

Cómo la intuición no es medible, ni tangible, ni demostrable fácilmente, tiene a veces mala prensa. Sin embargo nuestra intuición tiene un valor incalculable. A través de ella sabemos si algo es beneficioso o no para nosotros, si lo que hacemos se adecúa a nuestros principios, si nos estamos acercando o alejando de las metas que nos hemos marcado, incluso somos capaces de detectar las auténticas intenciones de los otros. Ahora bien la intuición debe ser alimentada, motivada, necesita de nuestra acción consciente, darle buen alimento para que se desarrolle adecuadamente. Así que al tiempo que nosotros iniciamos nuestro propio desarrollo vital, debemos dejarle un espacio a nuestra intuición.
Cuando aprendemos un mecanismo de defensa nos quedamos atrapados en él y lo hacemos “eterno”. Ya lo usamos siempre, incluso muchas veces somos capaces de introducirle pequeños cambios de forma para que siga siendo el mismo. Nos encariñamos con nuestras defensas y en ese camino dejamos de comprender las cosas con la naturalidad de lo que sucede, es decir, con la realidad. Por tanto, no te defiendas, actúa y pídele consejo a tu intuición.
Antoine de Saint-Exupéry decía: «Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo. Evoca primero en los hombres y mujeres el anhelo del mar libre y ancho” Ojalá haya conseguido evocároslo, porque así estaría más cerca de cumplir mi misión.
Espero que os guste, lo compartáis y os sirva de inspiración. ¡Feliz buena vida!

 

3 Comentarios

  • Mar
    mayo 25, 2018 9:12 pm 0Likes

    Estas cinco pautas del desarrollo personal me ha encantado, además me ha recordado de todo lo bueno y positivo que tengo y estaba dejandolo atrás!! Gracias!!

    • Puri Sanchez Lobeiras
      junio 2, 2018 11:13 am 0Likes

      Me alegro que el artículo te haya gustado. Tienes razón en que se nos olvida lo bueno y positivo. A veces parece que tenemos un «diablillo» que nos desenfoca de nuestro auténtico potencial, y ese potencial no es otra cosa que la posibilidad de sacar a la luz lo bueno y positivo que atesoramos. Gracias por tu comentario Mar. Un abrazo.

  • Trackback: El viaje del mago. Ilusiones, identidad y Eneagrama. - Espacio Vasalia Coaching

Deja un comentario

Mensaje
Nombre
E-mail
Website