La magia vive en tí. Alimenta al mago que llevas dentro.

La magia vive en tí. Alimenta al mago que llevas dentro.

La magia se alimenta.

Haz de la magia una forma de vida, no sólo en San Juan habitan los sueños.

La magia vive en nosotros no sólo en la noche de San Juan, de hecho, somos magia, sólo debemos creerlo. En ésta noche se abre una puerta a la magia y también se abren a la magia nuestros corazones, sentimos por unas horas que todo es posible. Podemos bailar con el fuego, sentir su calor, saltar hogueras desafiando lo creemos inalcanzable para demostrar amor o infundirnos valentía. Permitimos que el fuego purificador y el agua de vida y belleza entren en nuestras vidas por la puerta grande, por la puerta de lo imaginado, por la de la confianza y la ilusión, nos sentimos contagiados de alegría y abiertos a la vida.

La magia

Entonces, ¿Cuál es la razón de que no vivamos siempre en estado mágico? Si sentimos la magia una vez podemos sentirla siempre aunque, a veces, percibamos que la vida nos atropella, cuando lo que sucede, en muchas ocasiones, es que nos olvidamos de alimentar al mago que llevamos dentro. Alimentar a nuestro mago es confiar en nuestras posibilidades y en la vida, alimentar al mago es ilusionarnos sin temor al fracaso, alimentar al mago es vivir el hoy intensamente desde el corazón, la mente abierta, consciente y serénamente.

Hay un mago en nosotros y en nuestra mano está que crezca día a día. En nuestras mano y en nuestra mente, acallando lo que nos perturba y dejando espacio a que nuestro mago produzca la alquimia de transformar la preocupación en ocupación y en el hacer, y el miedo y la incertidumbre en confianza y seguridad en nosotros mismos, en nuestras posibilidades, es así como viviremos la magia siempre.

     Alimenta al mago que hay en ti y fluye con la vida. ¡Feliz buena vida!