La sonrisa, medicina de felicidad.

La sonrisa, medicina de felicidad.

Que tu alegría sea tu medicina.

sonrisa
Gioconda Rafal Olbinski

Como casi todo en la vida, en lo que respecta a la sonrisa los motivos son tantos como emociones podemos expresar.

Habitualmente se piensa que sonreímos como espejo de la alegría, la satisfacción, el bienestar y…es cierto, como también lo es que cuando la provocamos cambiamos nuestro estado emocional interno y el de los que están cerca. La sonrisa atesora emociones; con ella se siente y se expresa nuestro mundo interno, no sólo alegría, también tristeza, duda, sarcasmo…su poder es inmenso, porque aún como expresión de emociones no alegres, transporta a nuestro cerebro hacía sensaciones que construyen nuevos caminos de respuestas emocionales sacándonos de nuestro propio círculo anímico interno, del camino neuroemocional de nuestro cerebro.

Si partimos de la base de cómo se genera la sonrisa y lo que ésta proporciona, podríamos decir que es el mejor mecanismo para mirar bien a la vida y, si esto es así, en nosotros reside el poder de provocarnos buenos estados de ánimo. Entonces, ¿por qué no superar la tristeza usándola como medicina para el alma y el cuerpo? Quizá es por que en cuanto a creencias amargas, los humanos somos únicos.

Probablemente los roles que asumimos como adecuados para cada momento tengan algo que ver en este asunto. No es adecuado reírse en un funeral, pero algunos hemos experimentado las situaciones más hilarantes en sitios absolutamente inconvenientes. La risa nos ayuda a descomprimirnos a liberar lo difícil y a darnos ganas, en muchas ocasiones, de no tirar la toalla ante las dificultades. Es el gran resorte positivo que tenemos, uno de nuestros mejores recursos. La risa, la sonrisa, son nuestra gran medicina y atendiendo a esto si modificamos nuestro estado de ánimo ¿podemos modificar nuestra actitud? Sin duda si, podemos transformar nuestro entorno y transformarnos a nosotros mismos.

Tanto es así, que científicos japoneses han creado el “espejo de la felicidad” que utilizando un programa informático es capaz de hacer sonreír a personas deprimidas. Para el profesor de la Universidad de Tokio Michitaka Hirose se trata de una transformación sutil que logra el resultado deseado al tiempo que une la realidad virtual con el mundo emocional.

El espejo de la Felicidad – Incendiary reflection

Descubrir y trabajar la unión entre nuestro cerebro y nuestras emociones es el gran reto, ya en el presente. La PNL (programación neurolingüística) es sin duda la mayor y mejor aliada para generar sonrisas y recursos alentadores para la buena vida. Creemos y creamos sonriendo.