No te enganches al Blue Monday, no busques fuera de ti lo tienes dentro.

No te enganches al Blue Monday, no busques fuera de ti lo tienes dentro.

No te enganches al Blue Monday, no busques fuera de ti lo tienes dentro.

No te enganches al Blue Monday, este término fue creado una campaña de publicidad de la agencia de comunicación Porter Novelli para la compañía de viajes Sky Travel en 2005 en la que buscaban que la gente compensara ese supuesto día más triste del año comprando viajes.

Después del ajetreo navideño puede que las variables incluidas en la supuesta fórmula para decidir que el tercer lunes de enero era el día más triste del año, te afecten de una u otra manera, puesto que circunstancias que rodean las primeras semanas del año afectan a un número considerable de personas. Para eso fue diseñada la campaña publicitaria basándose entre otras cosas, en que los humanos antes de buscar soluciones en nuestro interior las buscamos fuera.  

Cuando algo no te gusta lo más sencillo es huir.

Aceptando esta premisa los directivos de la agencia de viajes Sky Travel pensaron que podían aprovechar esta coyuntura para vender viajes porque, qué mejor que planificar las siguientes vacaciones animándote con la idea de alegrarte el día más triste del año. Como suele suceder pasados unos años en lo que se pone en el “escaparate” aquellas cosas qué supuestamente nos van a proporcionar alegría sí tal día como hoy te das un paseo por la red incluso puede ser que por tu propio correo electrónico verás qué estamos bombardeados con ofertas de todo tipo para superar este supuesto nefasto día.

La fórmula 1/8C+(D-d) 3/8xTI MxNA, que determina dicho resultado fue creada por el psicólogo Cliff Arnall, e indica que «C» es el factor climático; «D» las deudas adquiridas durante las fiestas; «d» el dinero que se cobrará a finales de enero; «T» es el tiempo transcurrido desde la Navidad; «I» hace referencia al período desde el último intento fallido de dejar un mal hábito, como puede ser dejar de fumar, o comenzar un nuevo desafío; «M» las motivaciones que quedan; y por último; «NA» es la necesidad de actuar para cambiar la vida. Seguramente nuestras vidas estarán presentes los conceptos que avalan esta supuesta fórmula, algún que otro fracaso de algo que nos cuesta mucho esfuerzo superar, algún gasto mayor de lo normal, cierta desazón por lo que queremos cambiar y nos sentimos impotentes, un poquito de mal tiempo y otras muchísimas cosas más que forman parte de las percepciones del mundo de cada uno de nosotros. Vamos, lo normal después de unas fiestas tan importantes tanto para nosotros como para nuestro entorno, aunque dicho sea de paso, también pueden generarnos picos de alto nivel de estrés.

La soluciones no están fuera, están dentro de ti.

Así que si estás con algo de bajón y te sientes un poco triste utiliza ese estado de tristeza, desánimo, falta de energía… aprovecha y:

Siente el beneficio de la tranquilidad o falta de fuerza

Piensa de manera más racional

Experimenta más empatía por los demás.

Escúchate, dale la bienvenida al silencio

Habla con serenidad con alguien cercado

Sé más consciente de lo que bueno que te rodea

Céntrate en cada instante y vívelo intensamente

Presta atención a tu respiración y toma conciencia de ti mismo

Enfócate en lo que te aporta verdadero beneficio, teniendo en cuenta que lo que realmente nos hace sentir bien tiene que servir como motor para una vida mejor y la gasolina de ese motor está en nuestra propia energía, en nuestra capacidad de afrontar lo que nos sucede aprendiendo de ello y sirviendo de cimiento para el paso siguiente.

No te enganches al Blue Monday, no te enganches a buscar fuera lo que está dentro. ¡Feliz buena vida!

Deja un comentario

Mensaje
Nombre
E-mail
Website